Calidad

PERCEPCION DE LA CALIDAD EN EL SISTEMA EDUCATIVO

Desde hace algún tiempo el tema de la calidad se ha constituido en uno de los aspectos estructurales en la organización de procesos orientados a la elaboración de productos o a la prestación de servicios; Así lo hace ver Rico Menéndez, cuando presenta la evolución histórica del concepto de calidad sustentándola en las siguientes etapas:

Etapa artesanal – todo se hace bien a cualquier costo.

Etapa de la industrialización – el concepto de calidad se sustituye por el de producción.

Etapa de control final – no es importante la cantidad de productos sino que el cliente recibiera según sus especificaciones.

Etapa de control en proceso – inspección de la producción.

Etapa de control en diseño – se controlan los procesos y se implementan acciones para corregir o prevenir.

Mejora Continua: En el mercado actual para ser competitivos, hay que dirigirse hacia la excelencia y eso sólo se consigue a través de la Mejora Continua de los productos y/o servicios. Hay que implantar un Sistema de Gestión que permita conseguir que lo que el cliente busca, lo que se programa y lo que se fabrica sea la misma cosa, hay que buscar la Calidad Total.1

Con base en lo descrito es claro que la evolución del concepto de calidad lleva implícitas una cantidad de variables a través de las cuales se logra identificar el momento histórico actual del mismo, expresado en términos de lograr en todo proceso o servicio la mejora continua y desde luego la calidad total.

Ante el fenómeno de la globalización con un “incremento en el impacto sobre las actividades humanas que trascienden las fronteras nacionales”y que entrañan en rápidos y profundos cambios en los ámbitos económico, político, social, científico tecnológico y productivo y, ante las demandas de la propia sociedad del conocimiento, que de acuerdo con López Rupérez “hace más complejo el contexto en el que se han de desenvolver tanto las personas como las organizaciones"3.

Las instituciones educativas se enfrentan al enorme compromiso de replantearse su visión y cumplir de manera eficaz con su función y compromiso social a fin de adecuarse a los nuevos desafíos que dichas circunstancias les demandan. “La sociedad postindustrial ha traspasado ya el umbral de la llamada sociedad del conocimiento y avanza inexorablemente hacia la primacía de la inteligencia y del saber como principales factores de progreso social y económico” 4.

La calidad de la educación y de los procesos educativos en este contexto juegan un papel singular, que inquieta y preocupa tanto a los responsables a nivel de los gobiernos de estado, como a las instituciones y planteles educativos. La educación en su estrecha relación con el desarrollo de los individuos, de la sociedad y de las naciones, se coloca dentro de los planteamientos sustantivos de éstos; “la educación y la formación refuerzan su condición de elementos de carácter estratégico y la mejora de la calidad educativa se convierte en un objetivo fundamental” 5.

La educación como estructura general capaz de propiciar el desarrollo social, exige la adecuación de políticas en los ámbitos nacionales, regionales y locales; de tal manera que particularmente las instituciones educativas sean participes de ese enorme compromiso trascendiendo significativamente el concepto de calidad en un sentido estricto del término, esto significa que se deben considerar todas las posibilidades que puedan incidir en el desarrollo de la calidad en la educación, en aras a vincular y aunar los esfuerzos de sus diferentes actores ya en el entorno del desarrollo de los procesos propiamente educativos.

Como toda acción encaminada a transformar el estado existente se requiere partir de un análisis de la realidad de tal manera que tanto las estrategias como los objetivos que se persiguen sean el resultado de una adecuada planeación y por ende generen los cambios requeridos. “de este modo, las políticas y estrategias de cada segmento del sector educativo, tendrán alcances diferentes, pero propósitos congruentes y alineados, lo que puede contribuir a generar un avance en los resultados de los procesos educativos y un mayor impacto en la sociedad”.6

La calidad de la educación debe contemplar al menos cuatro elementos indispensables: la relevancia, la pertinencia, la equidad y la eficacia; “la pertinencia y la relevancia del conocimiento, se manifiestan como la utilidad práctica e inmediata del saber, la equidad en el sentido de educación para todos y la eficacia alude al grado en que la educación alcanza sus finalidades” 7.

En este sentido, la función social de la educación tendrá que sustentar las condiciones necesarias para que el resultado de los diferentes procesos propios de su quehacer se cumplan, es decir que los usuarios del servicio se involucren decididamente en la cultura, desarrollen competencias, habilidades y demás elementos que propicien una formación integral, consecuente con las demandas de la sociedad. 

El concepto de calidad en el campo de la educación, es por excelencia no comparable con la prestación de otro tipo de servicio como “el hecho de formar seres humanos”. Éste requiere de otro enfoque y condiciones de calidad en torno a acciones de enseñanza, aprendizaje, conocimientos, habilidades, competencias y por sobre todo la cimentación de actitudes y valores; lo citado en el sentido de dar claridad a lo que debe considerarse como calidad en educación que además requiere de la conjugación de otras variables por así llamarlas.

Articular la calidad con los procesos educativos implica una relación bidireccional entre las estructuras curriculares, sus planes de estudio, el enfoque pedagógico, los requerimientos normativos, la didáctica en el aula, la formación y capacitación de los profesionales en educación, la planta física, la solidez financiera y administrativa, la sostenibilidad académica y el proyecto educativo institucional; todo esto claramente integrado a la importancia de atender sin reparos las demandas socioculturales del entorno y el ya citado compromiso de formar integralmente a los usuarios del servicio educativo.

Es innegable que el concepto de calidad debe constituirse en la actualidad en un elemento que justifica la satisfacción del cliente frente a un producto o un servicio; visto en el ámbito de la educación será la satisfacción del beneficiario; situación que para algunos no es bien entendida puesto que los criterios de calidad en su gran mayoría están en los campos productivos en donde es más perceptible su importancia.  

Para concluir y a la luz de este contexto el concepto de calidad educativa es difícil de precisar y complejo en el momento de evaluarlo ya que esta sometido a condiciones desiguales que por supuesto dificultan establecer los niveles de eficacia y eficiencia de un determinado proceso educativo; ya que éste va más allá de brindar el servicio, y toca los umbrales de la formación humana y personal, dado que estos dos conceptos no son susceptibles de ser “medidos” a través de ciertos indicadores que es lo que comúnmente evalúan los sistemas de calidad.

 


1 Rico Méndez. J. Evolución del Concepto de Calidad. Revista Electrónica. Vol. 10 Nº. 3 – 169  

2 Ian Goldin, Knneth A. Reinert Globalización y pobreza „Serie Desarrollo para todos Banco Mundial.

3 LÓPEZ R., Francisco “Hacia unos Centros Educativos de Calidad” España

4 Ibid. p. 4

5 Ibid. pp. 5-6

6 Negrete Rosales Graciela. Instituto Politécnico Nacional. Artículo. Abril de 2006. p. 6

7 HERNÁNDEZ R., Rubén ¿Certificación ISO 9000 en Educación? P. 6.

 

Jorge Edmundo Martínez Rueda

Coordinador de Calidad Colegio San Felipe Neri