Educar de 16 - 20 años

Papel de los padres

Cualquiera que hable con gente joven sabe que la etapa de la adolescencia -de los 12 a los 18 años- es un periodo crítico. A los padres y a los maestros de los quinceañeros no habrá que recordarles las frustraciones y las impotencias que han podido experimentar a causa de los ajustes y los problemas de los adolescentes en esa etapa.

El niño entra en la adolescencia con buena parte de los sentimientos, actitudes, capacidades y dependencias de su vida anterior, y lo normal es esperar a que culmine esta etapa completamente preparado, para comportarse como una persona responsable en el mundo adulto. Pero lo cierto es que esa preparación suele ser poco adecuada: la mayoría de los jóvenes se pasa la década de sus veinte años intentando corregir las carencias que encuentran en sus habilidades, en la confianza y en el conocimiento de sí mismos, huecos que no pudieron rellenar durante su época de adolescentes.

La adolescencia es la última etapa en la que los padres y educadores pueden tomar parte activa y ayudar a los hijos a sentar sus caminos vitales: ser ejemplo cotidiano, aconsejar, organizar actividades familiares, ofrecer variadas oportunidades y mantenerse en contacto con el proceso educativo.

Cuando la adolescencia finaliza, la mayoría de los jóvenes se pone a trabajar, va a la universidad o se casa; o lo que es lo mismo, entra en un mundo totalmente suyo. Los padres deben estar dispuestos a darles libertad para que vivan su vida lo mejor posible, amándoles y ayudándoles desde la "distancia".

La meta es hacer viable y concreto el tipo de personas que deseamos formar en el colegio o el hogar. Esto parece viable teóricamente, pero requiere de muchas explicaciones, búsqueda de caminos y de compartir experiencias de comportamiento en familia.

Muy pocos padres actuales salen ilesos del paso por la adolescencia de sus hijos. Mientras el adolescente atraviesa muchas etapas con la velocidad de un ciclón (crecimiento, presiones sociales, estados de ánimo, caprichos, ... ), los padres suelen sentir que van aguantando como pueden. Experimentan grandes ansiedades por el bienestar de su hijo adolescente. Antes, mientras los niños eran más pequeños, las relaciones eran más llevaderas. Ahora, con la adolescencia, los problemas parecen crecer.

El desarrollo y los problemas de los adolescentes amenazan de muchas maneras. Los padres deben aprender a aceptar la amenaza y a manejar sus sentimientos con honestidad para resolver los problemas que se planteen con mayor efectividad: como los sicólogos, los padres deben reconocer sus propias debilidades para poder atender, sin mezclar en ello los propios sentimientos inspirados por los demás.

Uno de los recursos más importantes con que se puede dotar a un adolescente es el sentimiento de su propio valor, precisamente en estos tiempos de cambios rápidos y de desorganización familiar. Este sentimiento es una fuerza que el adolescente lleva en su interior y, si está bien arraigado y sabe como conservarlo en buenas condiciones, le acompañará siempre y podrá fiarse de esa valía durante toda su vida.

Volviendo a la adolescencia, algunas de las cuestiones que formarían parte del examen conciliatorio a efectuar por parte de los padres para no mostrar ambigüedad de sentimientos en sus relaciones con los adolescentes, son las siguientes:

¿ Qué siento hacia mi hijo adolescente en este momento?


¿ Qué significa un hijo adolescente para mí?


¿ Veo a mi hijo adolescente como un seguro de futuro ante la soledad o las necesidades económicas de mi propia vida?


¿ Quiero que él cumpla con mis expectativas y ambiciones?


¿ No debería fiarme de él, porque yo no era de fiar cuando tenía su edad?


¿ Me hacen sentir menos capaz su juventud, su vitalidad y las promesas que encierra su vida?


¿ No le exigiré más por la angustia que a mí me produce el paso del tiempo?


¿ Tengo miedo de perder el control y poder que ejerzo sobre él?

 

Como padre o madre hay que responder honestamente a las preguntas formuladas arriba, pues de esta manera se abrirá para aceptar a los hijos adolescentes como seres humanos.

Sabiendo cómo piensan e identificando los sentimientos hacia él, podrán ayudarle a plantear comportamientos que sean la base de un respeto mutuo. Si pueden verse como personas primero, y como padres después, probablemente serán capaces de nutrir a su hijo de una forma más completa.

Tomado de: Revista ser padres hoy