Novena de Navidad Segundo día.

La Comprensión 1 Corintios 13,1-10. Los grados séptimos en el  segundo día de la Novena de Navidad, invitaron a vivir la virtud de la humildad, lejos del orgullo y la arrogancia. Cada Persona es un ser pacificador, capaz de caminar en el poder del Espíritu Santo y no con el propio poder personal.

Cuando eres humilde, puedes responder y aprender de las críticas sin una actitud defensiva, puedes hablar con cortesía y amor, incluso si tienes que ser firme o tomar decisiones fuertes. Cuando nos humillamos, nos sentimos fuertes en el Señor.
También debemos examinar la forma en que tomamos la acción y cuando lo hacemos, tenemos que mantener un espíritu de humildad: Jesús fue humilde de espíritu: “Vengan a mí que soy manso y humilde de corazón” Mt 11, 29. Aveces vivimos bajo el mismo techo o compartimos el mismo espacio, pero vivimos alejados por no saber escucharnos, comprendernos y llegar a acuerdos. Abramos nuestros corazones a la venida de Jesús, dejémonos guiar por ese niño pequeño y dispongámonos a comprendernos y a hacer comunidad.

 

P. Juan Andrés Arturo González., C.O.
Coordinador de Pastoral.